Mario Magdaleno, con el material que ha donado para decorar el albergue. M. G. M.

Valladolid

La respuesta que la Casa Real ha dado a un vecino de Tamariz

Mario Magdaleno recurrió a Su Majestad el Rey para solicitar su intervención con la Junta en la restauración de un palacio de esta localidad terracampina

Martes, 5 de diciembre 2023, 00:14

El patrimonio cultural, con sus bienes muebles e inmuebles, es parte muy importante de la historia e identidad de un municipio. Algo que sabe muy bien el vecino de Tamariz de Campos Mario Magdaleno, quien ha solicitado a su majestad el Rey Felipe VI que ordene a la Junta de Castilla y León el arreglo inmediato del Palacio (construcción nobiliaria o palaciega ligada a algunos de los linajes más importantes de la Castilla de los siglos XIII y XIV como fueron los Lara y los Manuel), así como que lo declare Bien de Interés Cultural (BIC).

Noticia relacionada

La carta, escrita a mano y enviada con fecha de 10 de noviembre, se inicia pidiendo disculpas por la insistencia sobre este tema, ya que Magdaleno ya envió otro escrito en 2019. Por eso, aprovecha la presente ocasión para agradecerle que entonces le respondiera, aunque hace ver a su majestad que lo que hizo entonces la Junta de Castilla y León «no fue nada digno», para lo cual adjunta fotos de cómo estaba el inmueble en 2019, del tejado de chapa que puso la Junta y del «estado lamentable y muy vergonzoso en el que se dejó el interior del Palacio, lleno de escombros sin recoger y las paredes picadas», ya que «el Palacio no estaba así». Unas fotos de las que Magdaleno señala al Rey en la carta que «me da mucha vergüenza que las vea».

En la misiva, Magdaleno recuerda que la intervención que se hizo entonces se dijo que era provisional y que fue para evitar el viento, indicando que «permítame señor reírme, he estado dentro y se movía todo el tejado de chapa». No se olvida en la carta de explicar que el inmueble es «el único palacio que queda en España del siglo XII en adobe», que «está en la Lista Roja de Hispania Nostra», que «perteneció a don Álvaro Núñez de Lara, alférez del rey Alfonso VIII, que participó en las Navas de Tolosa», que «su último dueño fue el duque de Osuna». Tras solicitar a su majestad que dé orden a la Junta de Castilla y León para el «arreglo inmediato del edificio, debido al riego de derrumbe», se despide con un «Señor, siempre a su servicio» y un «Dios le bendiga».

La Casa Real contestaba hace unos días a la carta de Magdaleno, con escrito fechado el 28 de noviembre, en el que se le comunicaba que la enviaba, nuevamente, a la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Castilla y León. Antes de todo esto, Magdaleno había enviado otro escrito al Gobierno autonómico informando del grave estado del Palacio, recibiendo como respuesta que ya se había hecho una intervención en 2019 con un coste de 54.000 euros. Además, se le comunicaba que el 25 de octubre se llevó a cabo visita técnica del Servicio Territorial de Cultura al inmueble de cuyo informe se deducía que «el estado de la obra realizada por la Junta de Castilla y León, en rasgos generales, no había variado desde 2019». Esta respuesta motivó a Magdaleno a enviar la segunda carta al Rey. Hay que recordar que el alcalde, Eduardo Andrés Robles, avisaba hace semanas en El Norte de Castilla del mal estado del muro lateral de la calle del Arrabal, así como del que cierra el edificio con orientación norte en su parte posterior, que se encuentra sobre un roca a varios metros sobre la calle La Cuesta, «cuyo derrumbe podría arrastrar todo el edificio con gran peligro para los vecinos».

Mario Magdaleno nació en Tamariz de Campos hace 64 años en la calle de San Pedro, hijo de Valentín Magdaleno y Gloria Blanco, que con cuatro años le llevaron a vivir a Valladolid. En su memoria está muy presente que uno de sus abuelos, Adolfo Magdaleno, fuera concejal del Ayuntamiento, y que el otro, Ángel Blanco, ejerciera como alguacil, «el que daba los bandos, y cuando enfermó lo hacía mi madre». Siempre ha sentido un especial apego hacia su pueblo natal y por eso hace años decidió «saber sobre mi pueblo», porque quiere demostrar que «Tamariz no es solo un punto olvidado en el mapa, no es una torre caída, no es un palacio que se está cayendo, porque la Junta no quiere hacerlo BIC, porque lo que quiere es que se caiga y que se haga una plaza». Magdaleno explica que «me duele mi pueblo y mi tierra», por lo que quiere sacar a la luz Tamariz como «una villa de señorío, hacer honor a esas dos reinas olvidadas que vivieron en el Palacio (Juana Manuel, esposa de Enrique III, y Leonor de Aragón, madre de Enrique III, el primer Príncipe de Asturias), a don Álvaro Núñez de Lara por tener su palacio aquí, a los templarios que tuvieron su encomienda en nuestra iglesia y en una casa  que hoy se conserva». Una historia por la que se siente orgulloso.

Esa ilusión e inquietud le han hecho regalar al municipio en los últimos días distintos objetos relacionados con la historia de la localidad, como una propuesta de escudo para la localidad para decorar el albergue de peregrinos, del que destaca que «es el único de todos los Caminos de Santiago dentro de una iglesia templaria, como lo demuestran la pata de oca o la cruz de San Andrés de los canecillos de la portada».

TE RECOMENDAMOS